Estableciendo metas -6-

By 8 febrero, 2016PYMES

“Alicia: ¿Podrías decirme cómo salir de aquí?

Gato de los deseos: Eso depende, ¿A dónde quieres llegar?

Alicia: No me importa mucho el lugar.

Gato de los deseos: Entonces, tampoco importa mucho el camino que tomes.

Alicia en el país de las maravillas.  

Esta es una metáfora que me gusta usar para hablar sobre la dirección de las pymes especialmente canarias hasta hace muy poco. Carecíamos de un rumbo específico íbamos a merced de las circunstancias apagando continuamente fuegos.

Si no sabemos a dónde vamos, da igual el camino que tomemos. Lo que obteníamos estaba bien.

Esto me ha hecho aprender ‘muchisisisismo’. Cualquiera que sea la perspectiva de desarrollo que queramos abordar independiente de la situación en la que estemos, el ámbito profesional o personal que queramos mejorar el primer paso es fijar nuestra meta, ¿a dónde queremos llegar? No digo con esto que lo que hemos hecho hasta hoy halla estado mal, en absoluto, gracias a eso estamos aquí hoy y debemos agradecerlo pero sí es cierto que sería recomendable cambiar la forma de actuar. Fijar nuestros objetivos y empezar a hacer todas las acciones y ajustes necesarios para conseguirlos.

¿Qué ganamos con fijar objetivos?

Evitaremos estar apagando fuegos día sí y día también que tanto tiempo y energía nos consumen, ganando así más tiempo para organizar y planificar estrategias a corto y medio plazo para alcanzar nuestra meta. Obtendremos unos resultados diferentes a los que hemos obtenido hasta ahora y conoceremos mejor nuestra propia empresa.

Porque los objetivos en si mismos inspiran las acciones que vamos a realizar para llegar a ellos, dan sentido a los interminables días de trabajo solventando marrones, debates, reclamaciones…….

Aumentar la motivación, porque cuando nos enfocamos en los objetivos sacamos lo mejor de nosotros mismos para llegar ellos.

Un objetivo lleva consigo unas tareas y unos resultados que si no te acercan al objetivos puedes realizar nuevos ajustes.

En un grupo de trabajo aumenta la cohesión y el valor de los empleados, cuando todos sabes hacia dónde van remamos en un mismo sentido y trabajamos para conseguirlo.

¿Cómo podemos definir nuestra meta con claridad? ¿Qué aspectos hay que tener en cuenta para fijar nuestra meta?

Recomiendo tener en cuenta las siguientes factores:

1.- Específico: en la definición del objetivo es primordial detallar y concretar al máximo, de forma que pueda ser útil plantearse sub-objetivos que concreten y refuercen el objetivo principal.

2.- Medible: este es una de los factores más relevantes en los procesos de mejora continua. El objetivo debe ser medible.

3.- Alcanzable: los objetivos deben ajustarse a la realidad de la empresa y su entorno, de forma que sea un reto pero con unas expectativas reales. Plantear el objetivo en función de la madurez del equipo y de nuestras propias habilidades.

4.- Orientado a resultados: el objetivo debe estar planteado en función del resultado que deseamos conseguir, estableciéndolo siempre en positivo.

5.- Fecha límite: estableciendo un momento de realización, en un futuro y escenario deseable.

Ejemplo de objetivos que cumplen todos los factores.

 

Este es el primer paso que te recomiendo para que integres en el día a día de tu gestión empresarial y así hacer más fácil lo difícil.

Un abrazo,

Dania Artiles